cabecera-provisional

Buenos días querid@s lectores!!! Que de tiempo ha pasado desde la última vez que os escribí.
Es bueno evadirnos un poco de la rutina y las responsabilidades, pero…ya estamos de vuelta!
Este verano hemos decidido perdernos por Bélgica y he de decir que es un lugar con encanto, muy bonito y sobretodo muy dulce!! ¿Un olor que lo defina?, Gofre!… daba igual por donde fueras, sus calles estaban impregnadas de él.
Hemos pensado en hacer una pequeña guía de nuestro viaje allí y de paso traeros una de sus recetas algo versionada.
Esperamos que os guste!

BRUSELAS

El primer día estuvimos en Bruselas, bueno en realidad nos hospedamos allí, pero como llegamos tan pronto aprovechamos para visitarlo durante el día. Lo más bonito para ver es la Plaza grande,Grote Markt o Grand Place. Espectacular, repleta de terrazas que nos regalan vistas tan maravillosas como las que vemos mientras tomamos algo.

Allí estuvimos en una cervecería, en la cual también podemos comer, se llamaba “Le roy d´Espagne”. La decoración interior era bastante llamativa ya que era todo de madera con estilo medieval y como curiosidad, tenían una figura tallada de el Quijote a tamaño real.

Nos situamos en la plaza y mientras paseamos admirando sus edificios, llegaremos a una de las calles que salen de ella, concretamente la calle Charles Buls. Allí nos encontraremos la Estatua de Everard ‘t Serclaes de la cual dicen que tocar su brazo trae suerte. Está dedicada a Everard ‘t Serclaes, personaje que se convirtió en un héroe para los lugareños después de ser ejecutado en el siglo XIV defendiendo la ciudad de Bruselas y los derechos de sus ciudadanos. Fue tallada a manos del artista belga Julien Dillens.

En ese fin de semana iban a realizar una fiesta estival que se realiza cada 2 años, la “Tapis de fleurs” o “Flower Carpet”, decoran el suelo de la Plaza Grande haciendo una alfombra de flores naturales. Pudimos ver pasacalles con trajes y bailes típicos. Es impresionante verles pasarse banderas de considerable tamaño y con esa técnica.

Otra visita obligada que debemos hacer cuando visitemos Bruselas será al Manneken Pis, esta pequeña figura de bronce y 50 cm, pero tan característica de este lugar. Según época o fiestas de la zona suelen vestirle acorde a ellas. Cuando nosotros fuimos le encontramos con este trajecito, bastante curioso.

Esta figura tiene una acompañante femenina, Jeanneke Pis y otra canina (Zinneke Pis, no tuvimos el gusto de encontrarnos con él).

Podemos verla en un callejón,”Impasse de la Fidélité 4A”, donde seguro llegaremos ya que en el podemos encontrar la “Delirium Village” : veremos el Delirium café y la cervecería Delirium, famosa por su gran variedad de cervezas en la que podemos degustar hasta 2.500 tipos, lo que no podemos garantizar es como saldremos de alli… En la planta baja encontramos el Delirium Taphouse, especializado en cervezas de barril y en la primera planta se encuentra el Hoppy Loft, donde se sirven las cervezas más representativas. Personalmente, me encantó la decoración con todo el techo lleno de bandejas y su gran variedad de chapas en la pared lo hacían un lugar muy retro.

No debemos olvidar sus 28 grifos de cervezas que veremos a lo largo de la barra en el Delirium Taphouse.

Aunque pueda parecer extraño, no me gusta demasiado la cerveza y si es fuerte menos aún, por lo que probé gran variedad de sabores diferentes: frambuesa, coco (esta sin duda es la mejor, se llamaba Mongozo), Kriek, melocotón… A los que les gusten los sabores fuertes tienen una gran carta como por ejemplo la Delirium Tremens con sus 9º.

Frente a esta cervecería tenemos el “Floris Bar”, donde su especialidad es el absenta.

Saliendo de este callejón nos encontramos con unas pequeñas calles repletas de restaurantes donde podremos tomar entre otras cosas sus famosos mejillones con patatas fritas.

Otras cervecerías que podremos visitar son De bier du Temple, Beer Planet…es una ciudad en la que no tendremos problemas a la hora de parar para tomar algo.

Seguimos visitando Bruselas, por sus callecillas en las que no faltaba tiendas de gofres y bombonerías. Puedo asegurar que hay una cada 10 metros, es realmente sorprendente. Allí disfrutamos como enanos, ya que nos encanta el chocolate pero este era… delicioso!! Era imposible no pararte ante sus escaparates con tanta variedad. Entre muchas podemos visitar Godiva, Pierre Marcolini, Neuhaus, La Belgique Gourmande, Chocoholic, Leonidas, Les Verheecke… hay infinidad de ellas. La única variante son sus precios y su calidad.

También encontraremos entre otros dulces los mazapanes y los macaroons.

Como tienda de pastas-galletas recomiendo La Cure Gourmande, hay un surtido de galletas enorme. Con relleno de frambuesa, naranja, fresa…al igual que bombones, chocolates y caramelos. Eso si, el precio es algo caro, ya que las pastas son bastantes grandes y los 100gr salen por 3,95€, lo cual puedo garantizar que llegas con apenas dos galletas. Pero ya que estamos allí, hay que probar de todo!

Gofrerías o tiendas de Waffles, encontraremos cada escasos metros también, allí no sufriremos de bajadas de azúcar. Encontraremos de dos tipos: waffle liège y waffle brusseles (gofres de Lieja o gofres de Bruselas).

Personalmente nos gustaron mucho más los gofres de Lieja, la masa, la textura,el dulzor… pero ya sabemos que para gustos, los colores! Ofrecen un surtido de acompañamiento bastante variado, desde lo más clásico como la nata con chocolate (belga por supuesto), caramelo o nutella, a una infinidad de surtidos de frutas: fresas, plátano y kiwi acompañado de nata. Nos llamo la atención una de las tiendas que no solo los ofrecían dulces si no que también los podías tomar salados! rellenos de jamón york y queso.

Esta ciudad tiene un personaje de comics muy conocido creado por Hergé, se trata de Tintín. Aquí podremos visitar su tienda de comics en la cual una figura de el mismo nos recibirá en la puerta de la entrada, como hemos de suponer es una tienda en la que no dejan hacer fotografías. A lo largo de las calles encontraremos infinidad de murales en los edificios conmemorando los comics como el “Asunto Tornasol” de Tintín o murales de las “Aventuras de Nerón”.

Paseando por el centro de Bruselas, encontraremos una galeria llamada Galeries Saint Hubert. En ellas encontraremos tiendas menos económicas pero dignas de ver por sus escaparates tan llamativos. Aquí podremos degustar unas trufas deliciosas por unos 5 €/6 unidades rellenas de caramelo, whisky, chocolate blanco y negro. Estas son de la pastelería Corné Port-Royal.

Como nota cultural, podremos hacer una visita al Parlamento Europeo y ver el hemiciclo, y el árbol europeo. La entrada es gratis solo que debemos ajustarnos a sus horarios. A su salida podremos ver un trozo del muro de Berlín que se conserva como símbolo de la división de Berlín, Alemania y Europa.

Otros lugares a visitar : Iglesia Notre Dame du Sablon, Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, Parque del Cincuentenario, Iglesia de Saint Jean Baptiste, Teatro Royal de la Monnai así como infinidad de museos.

Monumento que no podemos dejar de visitar, el Atomium. Imita una partícula de hierro en la cual podremos visitar el interior de 4 esferas más la cafetería. Su precio es de 11€ y personalmente creo que es un poco elevado para lo que podemos encontrar en su interior.

Veremos las exposiciones que correspondan en ese momento y si queremos disfrutar de sus vistas, tendremos que subir a la cafetería, lo cual debemos armarnos de paciencia ya que suele haber bastante cola y el tiempo de espera oscila en 2 horas, al menos cuando estuvimos nosotros. Esto es debido a que la cafetería tiene una capacidad máxima y deberemos esperar a que la gente vaya bajando.

Nos abstuvimos de subir ya que nos parecía mucho tiempo y pudimos ver unas pequeñas vistas abandonando una de las esferas. Las escaleras de bajada nos recuerdan a una nave espacial con tubos de colores…

P.D.: Tirarnos las típicas fotos sujetando las esferas ;D

Al lado encontraremos un parque llamado “Mini Europe”, en el disfrutaremos de pequeñas miniaturas de maquetas a escala 1:25 de los monumentos más representativos de Europa. Si queremos visitar el parque y el Atomium, encontraremos entradas por 23 €.

Bruselas cuenta con infinidad de parques verdes y preciosos. El que más nos gusto fue el Royal Park, situado entre en Palacio Real y el Parlamento federal. En ocasiones hacen exposiciones bastante curiosas de las cuales podremos comprar (si podemos colocarlo en algún sitio…) lo que nos vamos encontrando. En esta ocasión se trataban de esculturas muy características de la gastronomía de Bélgica: mejillones, patatas fritas, cerveza y chocolate.

Y como no podía ser menos, a lo largo del día además de ver la ciudad y conocer cada rincón que escondía, también hacíamos paradas para disfrutar de unas maravillosas vistas y entretener al paladar…

BRUJAS

Sin duda es un lugar idílico y precioso, parece sacado de un cuento de hadas. Pasamos allí un día entero, suficiente para verlo todo y quedar maravillado por sus edificios. Nada más salir de la estación de tren nos encontraremos con el Lago del Amor o Minnewater, un lugar con encanto para recibirnos al llegar. Iremos dando un paseo hasta llegar al centro por sus callecitas tan preciosas.

Además quedé encantada con este lugar ya que encontré un pedacito de Bake-Street allí!!

Llegamos al casco antiguo y nos encontramos una plaza llena de edificios con estilo medieval. Allí veremos entre otras sitios la Basílica de la santa sangre, donde podremos ver la sangre de Cristo, el Campanario de las Hallen o Belfort, la Probostía o el museo de Dalí.

Dos tiendas que no os podéis perder son la Tienda Käthe Wohlfahrt De Witte Pelikaan. Son especialistas en artículos navideños y abiertas todo el año. Es raro llegar en pleno Agosto y encontrarte tantos adornos de Navidad pero sin duda son dos paradas obligadas. La primera tiene adornos todos en madera y muy monos (no se pueden hacer fotos)

La segunda es una tienda preciosa de dos plantas. La planta baja es como una cueva en la que encontraréis árboles y adornos navideños realmente espectaculares.

Estos adornos para el árbol me fascinaron!!

No podemos perdernos un paseo en barca por sus canales, es una buena opción para no perdernos nada y para disfrutar un rato. Como dato curioso, la casa de madera que vemos al fondo de la segunda foto es la única que queda de este material en Brujas.

Y después de una buena ruta turística pararemos a tomar algo en alguna de sus cervecerías como por ejemplo el To Be, un lugar moderno y con una terraza fantástica o si preferimos rodeando la plaza, encontraremos infinidad de ellas. La terraza que podemos ver cubierta de yedra, pertenece al bar To Be.

 

Para acabar la tarde con un dulce, ya que esto se va a convertir en una tradición si vais, visitaremos la Pastelería Verheecke. Allí veréis una gran variedad de bombones riquísimos y de formas diferentes a lo que estamos acostumbrados.

Si vamos un sábado podremos visitar el mercadillo que ponen con infinidad de productos que encontraremos a precios más bajos que en los comercios.

GANTE

Aquí encontramos otro pequeño lugar para visitar. La mejor manera de verlo es disfrutando de sus canales en un paseo en barca, ya que no es muy grande.Veréis los muelles de las hiervas y de los granos, es un antiguo puerto medieval que ahora es un punto de encuentro por excelencia.

Veremos el Castillo de Gerardo el diablo, la iglesia de San Nicolás, la Catedral y el cordero Místico, la casa gremial de los Albañiles o la Lonja de la carne, lugar que se ha convertido en un mercado-restaurante donde podremos comprar y probar  las especialidades gastronómicas gantesas y flamencas.

Paseando por sus preciosas calles, encontraréis puestecitos con dulces o bombones típicos de Bélgica, se llaman Cuberdons. Tienen forma cónica, cuyo exterior es duro y su interior líquido y gelatinoso de sabor muy dulce. Se hacen a partir de una base de pasta de fruta trabajada con goma arábiga. Se necesitan alrededor de 7 días para elaborar este dulce ya que es muy importante el secado del mismo y la cristalización de la capa exterior. Originariamente el sabor era de frambuesa pero hoy en día podemos encontrar unos 25 sabores diferentes.

Bélgica es un lugar que no hay que dejar de visitar ya que es maravilloso descubrir tantos sabores que despiertan nuestro paladar a la vez que disfrutamos de sus maravillosos parajes.

Saludos Mr & Mrs Hudson.

 

 

Y a continuación os dejo la receta de el dulce por excelencia, Gofres de Lieja o Waffle Liège versionados.

Aunque pueda parecer increíble…no dispongo de gofrera!! Pero es que me gustan tanto los gofres… que he decidido traeros esta receta que es la original de los gofres belgas, pero un poco versionada para aquellos que nos gusten y aún no tengamos este indispensable en casa. Nos gustaron más los gofres de Lieja, ya que su masa es más densa, más dulce y podemos disfrutar de esos pedacitos de azúcar que tan felices nos hacen cuando nos los encontramos a cada bocado. Esperamos que os guste, vamos a ello!

Ingredientes para 5-6 gofres ó 10 bolitas versionadas:

  • 75 ml de leche
  • 15 gr de levadura prensada
  • 150 gr de harina + 100 gr de harina
  • 50 gr de azúcar granulado
  • 2 huevos
  • 8 gr de mantequilla + 100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • unas gotitas de esencia de vainilla o en su defecto podéis añadir azúcar avainillado
  • una pizca de sal
  • 150 gr de azúcar perlado

 

Si no encontramos azúcar perlado, aquí os dejo la receta de como hacerlo:

  • 150 gr de agua
  • 300 gr de azúcar
  • 75 gr de azúcar

 

Elaboración del azúcar perlado:

Disponemos el agua en un cazo y la ponemos al fuego hasta que llegue a ebullición. Añadimos los 150 gr. de azúcar y remover hasta que se disuelva completamente. Esperaremos hasta que el agua espese.
Añadimos poco a poco el resto del azúcar (los 75 gr) y removemos tras cada adición. Veremos que quedará sobresaturado.
Lo incorporamos en un  plato llano o un tupper de vidrio bajo y guardamos durante 15-20 días en un sitio oscuro. Un armario de la cocina sería perfecto.
Pasado este tiempo, sacaremos el bloque de azúcar del plato o tupper y pasaremos sobre el un rodillo para romperlo.

Ya tenemos listo nuestro azúcar perlado casero!

Seguimos con la masa de gofres.

Elaboración:

Templamos la leche e incorporamos la levadura en ella. Batimos hasta que esté completamente disuelta. Dejamos reposar 15 minutos. Reservamos.

Podemos elaborarla en la Kitchen Aid o bien a mano, el resultado será buenísimo de ambas maneras.

En un bol incorporamos los 150 gr de harina, el azúcar granulado, la vainilla, el huevo y los 8 gr de mantequilla. Añadimos el agua con la levadura y mezclamos hasta obtener una masa homogénea. Si lo hacemos en la Kitchen Aid lo pondremos a velocidad 4 durante 1 minuto aproximadamente.

Añadimos los 100 gr de harina restantes, la sal y los 100 gr de mantequilla. Volvemos a poner a velocidad 4 durante 3 minutos, observaremos que todos los ingredientes se han incorporado bien. En caso de hacerlo a mano, mezclaremos todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea y sin grumos.

Dejaremos reposar 15 minutos cubriéndolo con un paño. Una vez transcurrido ese tiempo, espolvoreamos una superficie con harina y trabajaremos la masa hasta que no se nos adhiera a las manos. Formaremos un rectángulo de masa y espolvorearemos con el azúcar perlado. Presionaremos con las palmas de las manos para que estos queden incorporados a la masa.

Formaremos un rollo con la masa y cortaremos trozos de 50 gr cada uno para hacer bolitas versionadas o si estamos elaborando gofres los trozos los cortaremos de 100 gr. Haremos bolas con ellos y dejaremos reposar 30 minutos cubiertas con un paño.

Para hacer nuestros “gofres versionados”, prepararemos una plancha antiadherente y la pondremos a calentar con calor medio mientras preparamos nuestras bolitas. Una vez haya tomado temperatura, aplastaremos ligeramente cada bolita con las palmas de las manos y la dispondremos en la plancha. Veremos que ira tomando un color dorado y reconoceremos ese ligero olor a caramelo. Cuando observemos que esta tostada, pero sin quemar, le daremos la vuelta y haremos la misma operación.

Ya solo queda tomarlo con lo que más nos guste chocolate, nata… o simplemente solos! Es cierto que son más apetecibles con su forma característica, pero puedo asegurar que su sabor es idéntico!

Si por el contrario tenemos gofrera, dispondremos una bola a cada lado de la gofrera y cerraremos durante unos 4-6 minutos, dependiendo de nuestra gofrera. Notaremos el olor a caramelo.

Es una masa que podemos guardar en el frigorífico, previamente hecha bolitas, y así dejar el desayuno preparado para el día siguiente o bien podemos congelarla y usarla cuando más nos apetezca. Si la refrigeramos, debemos sacarla y esperar que la masa tome temperatura ambiente antes de cocinarla. También tenemos la opción de congelar los gofres una vez hechos y enfriados en bolsitas individuales.

Después de esto, tengo este aparato en pendientes…Esperamos que disfrutéis de la receta y os animéis a probarla aunque no tengamos este pequeño artilugio que nos echa para atrás las ganas de realizarla, podremos disfrutar de su sabor aunque no de su forma, buen provecho!!

 

Sobre el autor Ver todos los posts Autor

Mrs. Hudson

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

7 ComentariosDeja un comentario

  • Bienvenidos a los dos!!!! Que bien tenerte de vuelta con tus deliciosas recetas Sra Hudson!!!! Me alegro mucho de que hayáis disfrutado de vuestras vacaciones, las nuestras también han sido geniales! Mañana publicaremos nuestro primer post de temporada!!! Un besito fuerte

    • Muchísimas gracias guapas!!
      Estamos encantados de estar de vuelta aunque..qué bien se está de vacaciones!! La verdad que han sido una maravilla. Me alegra que las vuestras hayan sido geniales también, así afrontaremos el año con mucha más energía! Estoy deseando ver vuestro post, estaremos pendientes. Besos grandes!! :D

    • Si está genial! Es un lugar muy bonito y con encanto, lo que más me gusto sin duda alguna fue Brujas. Te doy toda la razón, es genial volver a casa y veros a todas!

      Besos grandes!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *