Arroz salvaje con calabaza y tahini de mandarina

Arroz salvaje con calabaza y tahini de mandarina

Eva 4 Mayo, 2016

Nunca pensé que fuera a traer una receta de este tipo, no porque no me guste o no lo tomemos en casa, sino porque no me había planteado antes publicar una receta de arroz. Pero como es bueno evolucionar en nuestra manera de ver y hacer las cosas y, sobre todo, ir ampliando el recetario con platos ricos, sanos, sencillos, pues aquí os dejo este arroz salvaje con calabaza y tahini de mandarina.

Últimamente estoy probando muchas recetas de los últimos libros que me compré estas navidades, que son unos cuantos… La verdad que son muchas las que me gustaría compartir, pero como son tantas, voy haciendo una pequeña selección. Lo que más me gusta es poder ir aprendiendo diferentes combinaciones en cuanto a sabores, salsas, ingredientes… sin duda es un largo camino el que me queda por recorrer, pero pienso disfrutarlo a tope mientras lo hago. Y en buena compañía.

Muchas veces pienso que me resulta más sencillo pensar combinaciones para elaboraciones dulces o panes que para platos salados, imagino que es porque es ¡a lo que más tiempo dedico! Eso no quiere decir que solo nos alimentemos de eso en casa, aunque tampoco le pondría pegas eh??, pero sí solemos consumir platos más “tradicionales” ya sea de nuestra gastronomía u otra. Lo bueno de comenzar a elaborar diariamente platos de este tipo es que se inicia una buena relación con mucha variedad de ingredientes, sabores, mezclas, combinaciones… que poco a poco comienzan a formar parte de mi cocina casi si darme cuenta.

La receta que hoy os dejo es perfecta para tomar a medio día y preparar en un espacio corto de tiempo, en poco más de media hora tendremos el plato listo. Tan solo os recomiendo dejaos preparada la salsa de tahini y mandarina, sobre todo, si tenéis que elaborar el tahini en casa. Entre que tostamos el sésamo, lo procesamos… se nos van unos cuantos minutos.

Eso sí, tiene un sabor sorprendente, increíble y extraordinario. Jamás se me hubiera pasado por la mente mezclar el tahini con mandarina, es una salsa llena de frescura, intensa, aromática y embriagadora. Me ha encantado y no será la última vez que la hagamos en casa, además es perfecta para aromatizar verduras.

No tenía muy claro como quedaría el contraste de texturas de la calabaza y el arroz, pensé que igual podría ser muy denso y algo pesado. En absoluto. Nos ha encantado y enamorado, es muy suave y refrescante gracias al toque de perejil rizado y chile (que tiene muy poquita cantidad).

El arroz que utiliza Sarah, la autora del libro My New Roots de donde procede esta estupenda receta, es negro. Elegí esta mezcla de arroz salvaje, que contiene una cantidad de arroz negro, para que fuera más fácil de tomar en casa. Pero no me cabe al menor duda de que con arroz negro debe ser una auténtica delicia, sin duda lo probaremos.

Ahora os doy paso a este plato que no debéis tardar mucho en probar porque es fascinante, como todo lo que Sarah elabora. Os recomiendo que echéis un vistazo a su blog y, si podéis, no os perdáis su libro.

Saludos,
Eva {Mrs Hudson}

Arroz salvaje con calabaza y tahini de mandarina

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

  • 250 g de arroz salvaje
  • 1 calabaza de 1 kg aprox.
  • aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo grandes
  • 1/2 chile fresco (Serrano o alguna variedad de Chiplote)
  • 10 g de perejil rizado
  • 20-30 g de pasas sultanas (opcional)
  • sal marina en escamas
  • pimienta negra recién molida
  • sésamo negro para espolvorear

PARA EL TAHINI DE MANDARINA:

  • 125 g de tahini
  • 2 cucharaditas de miel
  • 2 cucharaditas de vinagre de manzana
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • ralladura de una mandarina
  • 80 g de zumo de mandarina recién exprimido
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido*
  • 1 chile de Cobán pequeño
  • una pizca de sal en escamas

*En el libro especifica 1/4 de cucharadita, pero lo ajusté un poco a mi gusto personal.

PARA EL TAHINI:

  • 90 g de sésamo crudo o tostado
  • 50 g de aceite de oliva virgen
  • pizca de sal

ELABORACIÓN:

Comenzamos preparando el tahini de mandarina.

Para elaborar esta salsa podemos hacerlo de dos manera; con tahini casero (que recomiendo y recomendaré siempre) o tahini comprado.

El casero no solo es mucho más saludable porque sabemos qué añadimos, sino que además tiene una potencia de sabor increíble. Otra diferencia que encontraréis es el color, el casero es de una tonalidad bronce muy intensa mientras que el comprado es un marrón claro tirando a gris.

Me habéis escrito para comentarme que cuando lo hacéis casero no se muelen bien las semillas de sésamo. Para que esto ocurra y obtengáis una pasta fina y suave, debéis tostar las semillas. Cuando estas están calientes y las procesamos con el aceite, es mucho más fácil que se desintegren dejándonos a cambio una salsa fina, aromática y de color muy intenso. Además de controlar bien la cantidad de sal a añadir, que recomiendo que sea poca (bajo mi humilde opinión).

Para ver cómo hacer tahini casero, podréis hacerlo a través de este enlace.

En mi caso acostumbro a hacer mucha cantidad porque suelo utilizarlo mucho en casa. Podemos conservarlo en un frasco de cristal en el frigorífico sin problemas durante 1 mes (quizás aguante más, pero no he podido comprobarlo…).

Una vez que tengamos el tahini listo preparamos la salsa con mandarina.

En un procesador de alimentos añadimos el tahini junto con todos los ingredientes que os especifico a excepción de la sal. Procesamos durante un minuto para homogeneizar bien los ingredientes. Probamos y en caso de ser necesario, rectificamos de sal.

En la receta original, Sarah añade a esta salsa 56 g de agua para aligerarla. En mi caso omití este ingrediente porque me gustaba mucho su sabor e intensidad, pero en caso de que deseéis suavizarla, podéis hacerlo sin problemas 😀

Vertemos en un recipiente, tapamos y refrigeramos hasta el momento de utilizarla.

Asamos la calabaza.

Precalentamos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.

Pelamos y troceamos dos dientes de ajo muy finamente, reservamos.

La calabaza podemos asarla con piel o bien sin ella, en mi caso he optado por la primera opción. No dificulta el momento de degustar el plato y queda muy atractivo.

Lavamos la calabaza y secamos. Cortamos en la base y la parte superior para facilitarnos el dividir la calabaza en dos partes de manera longitudinal. Una vez que tengamos las dos mitades, cortaremos rodajas de unos 2 cm de grosor.

Arroz salvaje con calabaza y tahini de mandarina

La tabla es de Claudia & Julia.

Disponemos en una bandeja forrada con papel de horno, rociamos con aceite de oliva, espolvoreamos con los ajos finamente cortados, la sal en escamas y la pimienta negra recién molida.

Arroz salvaje con calabaza y tahini de mandarina

Introducimos en el horno, a media altura, y dejamos alrededor de 30-35 minutos o hasta que estén tiernas al pincharlas. A mitad de horneado daremos la vuelta a las rodajas de calabaza, deberán adquirir un suave color dorado.

Sacamos y dejamos templar.

Mientras se asa la calabaza, cocemos el arroz.

En una olla mediana añadimos 1 y 1/4 litro de agua, colocamos a calor medio alto y dejamos que llegue a ebullición. Una vez rompa a hervir, añadimos un poco de sal marina y un chorrito de aceite de oliva o mantequilla, esto lo dejo a vuestra elección.

Vertemos el arroz salvaje, tapamos y dejamos cocer durante 25 minutos.

Retiramos del calor y escurrimos muy bien.

Servimos el arroz.

Mezclamos el arroz con las pasas.

En una fuente amplia disponemos el arroz salvaje y decoramos con las rodajas de calabaza asada. Espolvoreamos con el perejil rizado y el chile cortado en pequeñas tiras. Disponemos un poco de salsa de tahini y mandarina, servimos el resto en una jarrita/salsera o recipiente para que puedan servirse al gusto.

En 30 minutos podremos disfrutar de un plato sano, sencillo y escandalosamente delicioso 😉

¡Buen provecho tengan ustedes!

Arroz salvaje con calabaza y tahini de mandarina

relacionadas.

Comentarios