Me encantan las recetas con un aire rústico, tanto en su elaboración como en el momento de presentarlas.
Y es que los gustos van cambiando, sobretodo creo que se van perfeccionando, puliendo esa parte de nosotros que con el paso del tiempo nos premia con todo lo mejor que hemos captado con el paso de los años.
Y obtenemos un resultado final que para nuestros objetivos roza lo esperado.
En el mundo culinario ocurre lo mismo, comenzamos con una pequeña base que por ese momento creemos es suficiente y a medida que investigamos, leemos, observamos, nos inspiramos de otras personas…nos damos cuenta que nos queda mucho camino por recorrer.
Pero no hay que tener prisa, hay que disfrutar del camino hasta que lleguemos a nuestra deseada meta, que aún ahí querremos continuar y mejorar aún más.
Lo más importante de todo para conseguir nuestros objetivos es la dedicación plena, el esfuerzo, interés por lo que se hace, equivocarnos y aprender de ello, superarlo y no creer que lo tenemos todo ganado, hay que mantener una constante porque solo aquello que se cuida es lo que prevalece.
Llevo días pensando en como comencé hace unos meses y últimamente me encuentro analizando un poco el trayecto.
Mi evolución en este tiempo, gracias a mucha gente que para mí es digna de admiración ya que me ha servido de inspiración y han hecho que de lo mejor de mí para mejorar y aprender. Sin olvidar por supuesto a todos aquellos que estáis ahí día tras día.
Esta receta es un pequeño ejemplo, un donut de los de siempre, una masa sencilla y básica que se presenta con personalidad propia, rellena de una exquisita mermelada y un ligero glaseado de limón y vainilla. Ese toque rústico y personal que hace que resalte entre los demás.
Esta receta se la debemos a Chasing Delicious, un precioso blog de los que se puede aprender y disfrutar de delicias como esta.
Ahora me retiro a hacer un pequeño descanso y disfrutar de uno de estos donuts con un café calentito…

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading


Este verano pasado estuvimos en Bélgica y una de las cosas qué más me gustaron, a parte de todo lo precioso que hay por ver, sus bombones, su cerveza…fueron sus gofres!
Bien pues como Papá Noel supo que me gustaron tanto, uno de sus regalos fue una maravillosa gofrera.
Claro, os podéis imaginar que ilusión me hizo el poder hacer en casa estos dulces tan deliciosos siempre que quisieramos.
Ayer por la tarde estuve pensando que la había estrenado en casa pero aún no lo había hecho con vosotros, por lo que me puse a preparar masa para traeros un gofres recién hechos.
Pensé que a pesar de dejar para más adelante la masa tradicional de esta receta, hoy la variaría con dos ingredientes que son unos perfectos aliados de la repostería: cacao y cardamomo.
Puedo asegurar que si los gofres ya están deliciosos por sí solos, estos os van a encantar!
Los he combinado con mandarinas, ya que es bien conocido por todos que la naranja y el chocolate casan perfectamente, pero en este caso quería un toque menos ácido y más dulce, y ahí es donde las mandarinas toman su papel secundario.
Es una receta que podremos dejar preparada con antelación y disfrutarla en el desayuno, merienda…o simplemente por capricho.

Saludos,
Mrs Hudson.

 

Continue reading


Buenas tardes, después de un largo fin de semana…sobretodo para los que estudian.
No sé si en alguna ocasión lo he comentado, pero el frio lo llevo francamente mal.
Adoro el verano, el calorcito, la playa o la piscina el caso es estar en remojo…Por lo que los días de invierno se me hacen cuesta arriba.
Así que he pensado que para acabar nuestra semana del cupcake, no habría otra mejor candidata que esta.
Su aspecto tan tropical junto con su sabor que recuerda a cocteles para tomar en la orilla del mar…hace que se apacigüe vagamente mi nostalgia por los días cálidos, y por supuesto disfrutar de una maravillosa merienda.

El señor Hudson y una servidora, deseamos que vuestros hogares se llenen de ligeros rayos de sol en estos días de intenso frio gracias a una pequeña receta como esta.
Esperamos que la disfrutéis.
Besos.

 

Continue reading


Buenos días! fin de semana y tercera receta de la semana del cupcake.
Llevo unos días que no me puedo quitar las chuches de la cabeza…y claro tengo que meterlas en las recetas!
Cuando vi esta concretamente me encantó, me parecieron preciosos y riquísimos.
La he sacado de uno de los libros que me cayeron para navidades, Primrose Bakery, el cual recomiendo ya que tiene recetas muy sencillas y vistosas.
¿A quién no le gustaría prepararse un chocolate a la taza calentito y  añadirles unos pocos de malvaviscos en la superficie para que se fundan con este como vemos en las películas? Pues ahora no solo puedes tomarlo, si no que además puedes comerlo!
Si me preguntaran ¿a qué saben las nubes? podría decir con toda seguridad a estos cupcakes! Son increíblemente blanditos, suaves, parece que se derrite en el paladar…una maravilla!
Además cuando los coges te sorprenden porque apenas pesan, realmente tiene un gran parecido con su ingrediente principal, los marshmallows.
Aprovechando que llegan días de ocio y que tenemos a los peques en casa, podemos aprovechar y hacerlos con ellos, seguro que estarán encantados!
Yo si me perdonáis a pesar de las horas que son, voy a hacer un pequeño descanso para tomarme uno de estos con un café calentito….
Feliz viernes!

Saludos,
Mr & Mrs Hudson.

Continue reading


Buenas días, tras un pequeño percance ayer…hoy hemos podido publicar! seguimos con nuestro segundo día de recetas de cupcakes.
Hoy traemos una variante que les encantará a los más peques de la casa, unos cupcakes de Chupa-Chups!! Son sencillas y riquísimas, a la par de vistosas.
Y es que llevamos mucho tiempo disfrutando de estos caramelos, fueron creados por Enric Bernat quien después de finalizar el servicio militar, en 1950 inauguró su primera empresa confitera, Productos Bernat.
A esta sociedad, especializada en la elaboración de peladillas, estuvo vinculado hasta 1954, momento en el cual el empresario Domingo Massanes le propuso hacerse cargo del grupo Granja Asturias, dedicado a la fabricación de productos relacionados con la manzana.
Entre 1956 y 1957 tuvo la idea de hacer un caramelo que se pudiera agarrar con un palo.
La inspiración le vino de dos hechos: el mayor consumidor de caramelos es el público infantil y éste acostumbra a sacarse el dulce de la boca con la mano.
En 1958, introdujo en el mercado español el primer caramelo redondo con palo bajo la marca comercial “Chups” cuyo eslogan publicitario de la marca decía “chupa Chups” y la gente lo adoptó como nombre del producto.
Hoy en día podemos disfrutarlos de miles de sabores e infinidad de maneras, y yo os dejo una de ellas.
Espero que os gusten!

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading